“El gran triunfo de la pintura es haber hecho de su capa un sayo, logrando una paulatina desvinculación del mundo ordinario;       quedando progresivamente más encerrada sobre sí misma, gravitando alrededor de sus preocupaciones consustanciales: el color, la forma, la línea, la materia, etcétera…”
Joaquín Jesús Sánchez
Crítico de arte
Parte del texto “Discusiones Bizantinas”

 

Cuadros sin profundidad, sin juegos de trampantojo, lejos de los cuadros ventanas. Sin complejos de ser cuadros y poco más. Mis obras en ocasiones escupen pintura al espectador. No los deja entrar porque son una parcela de tela pintada, son como la puerta pintada de marrón.  Pero luego sí que hay huecos. Hay rendijas, lugares donde puedes entrar. Pero estos lugares no son paisajes de Derain, estos lugares son lino crudo, lino blanco, gesso. En este sentido de lo material, mis pinturas se abren sin complejos, esto es, aquí hay pintura, aquí no, esto lo he dibujado con un lápiz y esto es un símbolo realizado con spray.

Pero si damos un paso atrás para contemplar, surge una pregunta:

– ¿Pero es importante la imagen?

– La importancia de una imagen en mis cuadros es muy subjetiva. Puede parecer anecdótica o casi improvisada, pero son intuitivas. Intuitivas. En algunas obras la imagen insinúa la aparición de una realidad, o construye la experiencia táctil y sugiere una reflexión casi concreta. En otras se presenta tan solo como un ejercicio sin sentido, que no parece tener un lugar en la sala (de exposiciones) pero que pasa de ejercicio pictórico a ejercicio de esfuerzo intelectual por parte del espectador -un enigma que hay que resolver-.

La arquitectura de mis cuadros son parte de su concepción final. En ellos los recursos pictóricos se definen como puntos y comas en una poesía, como símbolos ilegibles en una partitura, como recuerdos desarticulados en el subconsciente. Y desde ese esqueleto procesual se forman los planos de color, las pequeñas síntesis, las intenciones, las plantas, los retratos, los zooms, los planteamientos figurativos, las investigaciones abstractas.

Una evidente energía bruta atraviesa casi todas las piezas de mi biografía. Un sentido que a veces describo como primitivo y otras como rural. Depende de como se entienda cada termino. De cualquier forma, lo ritual, lo ancestral y el vigor de la manual esta siempre muy presente en mi forma de hacer. En mi forma de construir o destruir. Mi forma de vivir enfoca y vehiculiza mi forma de pintar.

Fuera de recursos conceptuales, mis trabajos buscan ser autónomos y expresar por si mismos los anhelos de un pintor. Las decisiones diarias que se transforman en los errores diarios y la fortuna de decidir fallar y volver a empezar.    


LA BÚSQUEDA DE LA POÉTIQUE (Patricia Bueno del Rio)

  El pensador francés Paul Valéry planteó la consideración de la poética como objeto propio de estudio en la creación artística en general. Esta premisa adopta empaque, si reflexionamos acerca de que las manifestaciones sensibles que dan forma a las ideas mediante la...

REFLEXIONES DESDE UN CUARTO CERRADO (Javier Bermúdez))

1. Comienza la película de Charlie Kauffman hablando del otoño, el mes donde todo muere como si de una vida el año tratara. Como dice la profesora de Literatura del Union College, el otoño es visto “como el principio del fin, realmente. Si el año es una vida,...

CUALQUIERA DE NOSOTROS (Regina Pérez Castillo)

Podría ser cualquiera de nosotros… Cuando Pablo Merchante me telefoneó y me pidió que “tomase las riendas curatoriales” de un proyecto expositivo que él y dos amigos más habían medio planteado -Merchante, Julio Díaz y Javier Ruiz- junto a Maribel Machado,...

ANIMAL (David Mayo)

Tumbar o ser tumbado. Bienvenidos al lado salvaje de la pintura. Perder o ganar, por K.O. técnico o solo por puntos tras el último asalto. Simplemente luchar. Ese y no otro es el ejercicio de la pintura, el conflicto intelectual y físico con uno mismo y contra el...